TU NO ESTAS SOLO O SOLA EN ESTE MUNDO SI TE GUSTO UN ARTICULO, COMPARTELO, ENVIALOS A LAS REDES SOCIALES : TWITTER, FACEBOOK

sábado, 25 de abril de 2009

adulto mayor: asi es en europa,¿ porque no en chile?

Como en casa en ningún sitio

Una empresa a desarrollar. Invito a invertir en Chile. Tambien es algo interesante para las Municipalidades y Universidades.

La ayuda domiciliaria a las personas mayores hace posible que vivan y disfruten la vejez en su propia casa, pero conviene contratar personal titulado y experimentado

Soledad, tristeza, menos dinero que nunca, deterioro físico y enfermedades. Abundan los miedos asociados a una fase tan natural como poco aceptada del ser humano: el envejecimiento. Casi por inercia se tiende a pensar que malestar, dependencia y abandono vienen en un pack indivisible una vez se superan los 70-75 años. Pero no siempre es así. Dos terceras partes de las personas mayores quieren envejecer en el mejor lugar que se les ocurre, su propia casa.

Ayuda personalizada


- Imagen: Josh Berglund -

Somos animales de costumbres: amamos despertar cada mañana en una habitación que conocemos, vivir en el barrio de toda la vida, rodeados de nuestras pertenencias y recuerdos más queridos. Y no se trata de tozudez ni de manías, ni siquiera de rendirnos ante el empuje de las emociones. Quienes más saben de gerontología coinciden en señalar que, en las personas mayores, el abandono del entorno habitual puede causar un fuerte desarraigo emocional, por lo que, en general, conviene no sólo retrasarlo sino incluso evitarlo mientras sea posible.

Los servicios de ayuda domiciliaria son una opción eficaz tanto para los mayores como para los familiares que les atienden

El problema se manifiesta cuando, a pesar de que las circunstancias cambien y se tornen del todo desfavorables, los ancianos se mantienen firmes en su propósito de no abandonar su casa. No hay manera de convencerles: se niegan a alojarse en una residencia por mucho que vean deterioradas súbitamente su salud y autonomía o la de su pareja, aunque se queden solos en casa tras fallecer su marido o esposa, o a pesar de que todos sus hijos residan en otras ciudades y se hayan quedado solos y sin familiares cercanos a los que recurrir en caso de emergencia.

Pero los problemas no pueden soslayarse siempre, hay que buscar soluciones. Apresuradas idas y venidas a casa de los abuelos, miedo a que se caigan o sufran un accidente doméstico, una dolorosa incertidumbre por "si le pasa algo y no nos enteramos"... Ante esta situación, los servicios de ayuda domiciliaria son una opción eficaz tanto para los mayores como para los familiares que les atienden. En muchos casos, la ayuda personalizada de un profesional que asiste al anciano en las tareas domésticas, en su higiene personal o, simplemente, acompañándole durante unas horas al día se convierte en necesaria y esencial. Y, según algunas proyecciones que se realizan sobre el aumento de población, en apenas diez años el número de mayores de 65 años crecerá más de un 25%. Las necesidades al respecto, por tanto, se presumen crecientes.

Aunque estos servicios los prestan desde hace años tanto entidades públicas como empresas privadas especializadas, no son pocos quienes por ahorrarse unos euros contratan, para cuidar a sus mayores, a particulares que carecen no sólo de la titulación adecuada sino, en ocasiones, incluso de los mínimos conocimientos para realizar la tarea encomendada. El consejo de CONSUMER EROSKI es que -siempre que se pueda evitar- no se cometa el error de priorizar absolutamente el criterio económico frente a la calidad y seguridad del servicio. Pagar un poco menos puede salir muy caro. Saber dónde hay que acudir para solicitar la ayuda domiciliaria pública y, en su caso, conocer las pautas a seguir para contratar una asistencia privada eficaz y no muy cara ayuda a conseguir que los mayores se encuentren en las mejores manos. La guía práctica Cómo atender a los mayores informa de un modo muy sencillo y ordenado sobre cuáles son las señales de alarma ante las que deben reaccionar los familiares, cómo se debe planificar el cuidado de la persona mayor y dónde y cómo pedir ayuda.

Vivir solo y en casa pero con ayuda

Los servicios de ayuda a domicilio no sólo prestan asistencia en las labores diarias del hogar, también impiden situaciones de soledad extrema y aislamiento social. Hacer la compra diaria, acudir a una revisión médica o a cualquier otra gestión es cosa bien distinta si se hace solo o acompañado, sobre todo si se superan los 75 años y no se goza de buena salud. Con independencia de que la ayuda a domicilio sea prestada por organismos públicos, empresas privadas o particulares, los servicios que se ofrecen son muy diversos, y conviene conocerlos.

La asistencia domiciliaria puede incluir la atención personal del mayor, cuidados especiales y labores domésticas

La asistencia domiciliaria puede incluir la atención personal del mayor (higiene, seguimiento en la alimentación y medicación, y apoyo en las horas de la comida) y también cuidados especiales (hacer la cama con el enfermo encamado, farmacovigilancia, cambio de pañales...) si el anciano sufre discapacidad o enfermedad. Todo ello, además del apoyo en las labores domésticas -limpieza y orden en el hogar- y del acompañamiento en paseos, lecturas o meriendas.

La ayuda domiciliaria se presta por horas: puede suponer desde un par de horas cada día hasta la asistencia permanente, 24 horas del día los siete días de la semana. Si la persona mayor tiene suerte y disfruta de la ayuda a domicilio ofrecida por entidades públicas, el propio Ayuntamiento o el organismo responsable de prestarla se ocupa de establecer la duración del servicio y sus horarios, tras evaluar la situación personal del solicitante.

Cómo solicitar la ayuda

Antes de lanzarse a la aventura de contratar los servicios de una empresa privada o de un particular, conviene acudir a los servicios sociales del Ayuntamiento de la localidad en la que reside el mayor. La asistencia a domicilio es competencia de las administraciones públicas que, por norma general, la prestan mediante personal municipal encargado de este cometido o articulando los convenios firmados con empresas privadas o con organizaciones como Cáritas o Cruz Roja. Ésta es la mejor manera de recibir asesoramiento y conocer plazos, requisitos y trámites para solicitar la ayuda.

El grado de autonomía para valerse por sí mismo y la capacidad económica del solicitante son algunos de los criterios para baremar las solicitudes

La principal ventaja de ser beneficiario de este servicio público es contar con las garantías y el respaldo en seguridad que aporta saber que detrás de la persona que entra en casa está el Ayuntamiento u otra entidad pública. Además, es la opción más barata, las tarifas pueden ser gratuitas o representar una pequeña proporción del coste total de la ayuda que, por término medio, ronda los 14 euros.

Ahora bien, no todas las personas mayores son candidatas a la concesión de esta ayuda pública, ya que los servicios sociales exigen el cumplimiento de una serie de requisitos. El grado de autonomía para valerse por sí mismo, la existencia o no de familiares que puedan prestar ayuda y su grado de parentesco, además de la capacidad económica del solicitante, son los principales criterios que se manejan para baremar las solicitudes. Si al solicitante se le deniega la asistencia domiciliaria pública, es hora de analizar la oferta privada especializada en estos cuidados.

Atención privada, mejor empresas especializadas

Se debe confiar el cuidado de las personas mayores preferentemente a empresas que cuentan con la autorización administrativa para ofrecer el servicio. El primer paso es consultar los servicios que prestan varias compañías y comparar, como siempre, calidad y precio. Un primer requisito es que el personal de la empresa en general y el cuidador que se asigne en concreto a la persona mayor estén cualificados; para ello, debe contar con la titulación de Auxiliar de Enfermería, Clínico o de Geriatría, y con la experiencia suficiente para atender a una persona en las circunstancias de nuestro familiar o similares. Hay exigir el título de capacitación del cuidador. Conviene desconfiar de las empresas que dan largas a la hora de mostrar esta documentación. Y lo propio de las que se niegan a facilitar factura tras el cobro.

Se debe exigir un contrato en el que consten las prestaciones, los horarios y el precio total

Siempre que la ayuda domiciliaria se contrate con una empresa privada, se debe exigir un contrato: formaliza la relación y evita malentendidos y sorpresas desagradables. En el contrato figurarán las prestaciones que se incluyen en el servicio, los horarios estipulados y el precio total por la ayuda asistencial. Las tarifas dependen sobre todo del número de horas contratadas y del tipo de servicios solicitados.

Un ejemplo: por una asistencia a domicilio de cuatro horas a la semana que comprenda cuidados personales y apoyo en las labores domésticas se cobra, según ha comprobado CONSUMER EROSKI, desde 12 hasta 20 euros por hora. El presupuesto, obviamente, es muy oneroso: desde unos 1.000 euros hasta unos 1.750 euros mensuales. Antes de firmar, de todos modos, interesa conocer el procedimiento previsto por la empresa si se da el caso de que el mayor no se adapta al cuidador que se le ha asignado o surgen problemas entre ambos.

Cuidadores particulares, titulados y con contrato

Aunque contratar los servicios de un particular para atender a las personas mayores es una opción que hay que tener en cuenta si no se dispone de la solvencia que requiere contratar los servicios de una empresa, se recomienda no seleccionar a la ligera a la persona que va a prestar el servicio. Para hacer bien este trabajo, se requiere una preparación profesional, el cuidado de los mayores no se puede dejar en manos de cualquiera, por muy buena intención que ponga. Además, si el anciano sufre alguna enfermedad para la que es necesaria la inyección de medicamentos, la realización de curas o la manipulación de sondas, su cuidado no puede quedar bajo la responsabilidad de una persona con una formación insuficiente o sin experiencia. Hay que exigir a los candidatos que muestren referencias de los puestos de trabajo desempeñados con anterioridad y sus títulos de capacitación. Recordemos que la formación apropiada es la de Auxiliar de Enfermería, Clínico o Geriatría, así como la titulación de Ayuda a Domicilio.

En materia de tarifas, esta alternativa se encuentra a medio camino entre la ayuda a domicilio dependiente de los servicios sociales y la que prestan las empresas privadas. El precio por hora se sitúa entre 8 y 12 euros, aunque resulta difícil establecer tarifas medias ya que muchos de estos cuidadores se encuentran en régimen de interinidad y conviven con el anciano las 24 horas al día, por lo que reciben sueldos de entre 650 y 875 euros, incluidos alojamiento y comida.

La realización de entrevistas personales con los candidatos ayuda a acertar en la elección

La realización de entrevistas personales para conocer a los candidatos y comprobar ciertos aspectos de su personalidad ayuda a acertar en la elección. Una persona abierta, de carácter animado y tranquilo, con mucha paciencia y gran capacidad de escucha es un perfil muy apropiado. Pero lo más importante es la motivación del profesional hacia este trabajo tan particular. Es recomendable, además, que el candidato y la persona mayor que debe ser atendida por él o ella se conozcan durante el desarrollo de la entrevista porque la opinión del anciano ha de tenerse también en cuenta. Pese a que no es una tendencia dominante en el sector, ya que el número de contratos es escaso entre profesionales particulares y contratantes, conviene firmar un documento oficial en el que se formalice la jornada laboral, los servicios que el cuidador debe prestar, el sueldo que percibirá y el periodo de vacaciones que disfrutará.

Teleasistencia: cuidado a distancia


- Imagen: inakihuarte -

Las nuevas tecnologías también juegan su papel en los cuidados que precisan las personas mayores. La teleasistencia permite ayudar al anciano a distancia durante las 24 horas del día mediante diversos dispositivos. Con una pulsera, un llavero o un receptor más pequeño que un teléfono móvil colgado al cuello, el anciano se puede comunicar con una central telefónica de auxilio preparada para ayudar en lo que el usuario necesite.

El anciano se puede comunicar con una central telefónica de auxilio preparada para ayudar

El manejo de estos mecanismos no es complicado, basta con pulsar un botón -de grandes dimensiones resulta más ergonómico- para que el mayor se ponga en comunicación con la central. Caídas, accidentes domésticos o simplemente una breve conversación cuando los ancianos se sienten demasiado solos son las solicitudes más atendidas por los servicios de teleasistencia. Además, las empresas hacen llamadas de control para supervisar que todo está en orden y ofrecer servicios de recordatorio y agenda para citas médicas o fechas destacadas, como cumpleaños o aniversarios.

Este servicio se puede solicitar a través de la vía pública y privada. Los servicios sociales, tras evaluar cada caso, deciden ofrecer ayuda domiciliaria o la colocación de estos dispositivos de teleasistencia. En función de la situación económica del solicitante, el servicio de teleasistencia puede ser desde gratis hasta costar alrededor de 20 euros al mes. La teleasistencia privada exige un desembolso inicial de 350 a 420 euros para adquirir el aparato, mientras que el coste mensual del servicio es de unos 37 euros. No obstante, antes de contratar este servicio conviene asegurarse de que la cobertura con la que se anuncia es real. Para ello, hay que verificar que el horario de atención es de 24 horas y preguntar por los protocolos de acción que se inician ante una caída o cualquier contratiempo.

Igual de importante es conocer el funcionamiento del aparato: si es telefónico, habrá que vigilar que el número al que los mayores deben llamar para ser atendidos no sea de tarificación adicional (los que comienzan por 905, 803,806 y 807), ya que se han dado casos en los que la llamada para solicitar la ayuda superaba el coste convenido.

Contratar la mejor ayuda domiciliaria

En definitiva, para contratar un buen servicio:

  • Acuda a los servicios sociales de su Ayuntamiento. Allí le asesorarán y le facilitarán toda la información sobre los requisitos, los plazos y la documentación necesaria para solicitar esta ayuda.
  • Pese a ser un servicio público, es posible que el solicitante deba costear un porcentaje del gasto de acuerdo a su situación económica.
  • Asegúrese de que el cuidador que le van a asignar sea experimentado y tenga una titulación que le cualifique para prestar ayuda a domicilio a un anciano.
  • Desconfíe de las empresas que no facilitan facturas y de las que no proporcionan la documentación válida para verificar que su personal es titulado.
  • Exija un contrato por los servicios de ayuda domiciliaria y compruebe que en él se incluyan los horarios, los servicios que se han de desempeñar y su coste.
  • Recuerde que un cuidador sin experiencia ni formación en el ámbito sociosanitario no está capacitado para administrar inyecciones, realizar curas o manipular sondas.
  • Si la persona mayor no se adapta a los cuidadores porque quiere continuar viviendo sola, la teleasistencia es una ayuda que se puede tener en cuenta.
    Difundan este artículo
    CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN LIBREMENTE
    Saludos
    Rodrigo González Fernández
    Diplomado en RSE de la ONU
 
www.consultajuridica.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.biocombustibles.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
www.respsoem.blogspot.com
oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02-  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – BIOCOMBUSTIBLES  ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

No hay comentarios.: